Historia antigua de Roma. Libros I-III (Biblioteca Clásica Gredos nº 73) por Dionisio de Halicarnaso

December 18, 2018

Historia antigua de Roma. Libros I-III (Biblioteca Clásica Gredos nº 73) por Dionisio de Halicarnaso

Titulo del libro: Historia antigua de Roma. Libros I-III (Biblioteca Clásica Gredos nº 73)

Autor: Dionisio de Halicarnaso

Número de páginas: 374 páginas

Fecha de lanzamiento: November 1, 1984

Editor: Gredos

Obtenga el libro de Historia antigua de Roma. Libros I-III (Biblioteca Clásica Gredos nº 73) de Dionisio de Halicarnaso en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Dionisio de Halicarnaso con Historia antigua de Roma. Libros I-III (Biblioteca Clásica Gredos nº 73)


A Dionisio le interesaba subrayar los orígenes griegos de Roma –que según él no era una ciudad etrusca–, y la importancia de la virtud y la piedad tradicionales en la gestación de su hegemonía.
Dionisio de Halicarnaso nació hacia 60 o 55 a.C. en esta ciudad de la costa de Asia Menor, pero su interés por la oratoria le llevó a trasladarse, en 30 a.C., a Roma, donde se dedicó a su enseñanza. Compaginó la labor pedagógica y la composición de su obra capital: Historia antigua de Roma, o Antigüedades romanas (Romaike archaiologia), en veinte libros. La Historia pretende ser una historia universal de Roma, de las que proliferaron en el periodo helenístico. Abarca desde antes de la fundación de Roma (752 a.C.) hasta el inicio de la Primera Guerra Púnica (264 a.C.); hoy conservamos poco más de la mitad de la obra, y sólo podemos leer de manera continuada hasta el 440 a.C. (fecha del fin del Decenvirato, donde finaliza el libro XI). El resto –del libro XII al XX– nos ha llegado de modo fragmentario y en resúmenes.
Uno de los principales objetivos de Dionisio era didáctico: mostrar a sus compatriotas griegos el carácter de la fundación de Roma, y las razones de su expansión y desarrollo vertiginosos. También le interesaba subrayar los orígenes griegos de Roma –que según él no era una ciudad etrusca–, y la importancia de la virtud y la piedad tradicionales en la gestación de su hegemonía.